5 El mar le pertenece, pues él lo creó;
sus manos también formaron la tierra firme.