4 Pero: «Cuando Dios nuestro Salvador dio a conocer su bondad y amor,