8 Dos tercios de los habitantes del país
serán cortados y morirán —dice el Señor
—.
Pero quedará un tercio en el país.