10 El Señor
dice: «Grita y alégrate, oh Jerusalén hermosa,
porque yo vengo a vivir en medio de ti.