8 Después de un período de gloria, el Señor
de los Ejércitos Celestiales me envió
contra las naciones que los saquearon a ustedes. Pues él dijo: «Cualquiera que te dañe, daña a mi más preciada posesión.