8 Pero lo que comemos no nos acerca a Dios; no somos mejores por comer ni peores por no comer.