14 Así que David volvió a consultar a Dios, y él le contestó:—No los ataques de frente, sino rodéalos hasta llegar a los árboles de bálsamo, y entonces atácalos por la retaguardia.