15 Si alguien reconoce que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.