11 Y el testimonio es este: que Dios nos ha dado vida eterna, y esa vida está en su Hijo.