5 Luego se acostó debajo del arbusto y se quedó dormido.De repente, un ángel lo tocó y le dijo: «Levántate y come».