27 Entonces el rey ordenó:—No lo maten. Entréguenle a la primera el niño que está vivo, pues ella es la madre.