29 —¿Y ahora qué hice? —protestó David—. ¡Si apenas he abierto la boca!