16 —¡Te llegó la hora, Ajimélec! —replicó el rey—. ¡Y no solo a ti sino a toda tu familia!