6 No debemos, pues, dormirnos como los demás, sino mantenernos alerta y en nuestro sano juicio.