14 Además, no fue Adán el engañado, sino la mujer; y ella, una vez engañada, incurrió en pecado.