17 Los ancianos que dirigen bien los asuntos de la iglesia son dignos de doble honor,a especialmente los que dedican sus esfuerzos a la predicación y a la enseñanza.