6 En cambio, la viuda que se entrega al placer ya está muerta en vida.