18 Así, todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamosa como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu.