16 Pero cada vez que alguien se vuelve al Señor, el velo es quitado.