2 Mientras tanto suspiramos, anhelando ser revestidos de nuestra morada celestial,