5 Quemó sobre los altares los huesos de los sacerdotes, purificando así a Judá y a Jerusalén.