2 Tan lleno de su gloria estaba el templo, que los sacerdotes no podían entrar en él.