9 Luego la reina le regaló a Salomón tres mil novecientos sesenta kilosa de oro, piedras preciosas y una gran cantidad de perfumes. Jamás volvió a haber perfumes como los que la reina de Sabá le obsequió al rey Salomón.