11 y se les abrirán de par en par las puertas del reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.