8 Cuando Eliseo, hombre de Dios, se enteró de que el rey de Israel se había rasgado las vestiduras, le envió este mensaje: «¿Por qué está Su Majestad tan molesto?a ¡Mándeme usted a ese hombre, para que sepa que hay profeta en Israel!»