33 No había terminado de hablar cuando el mensajero llegó y dijo:—Esta desgracia viene del SEÑOR; ¿qué más se puede esperar de él?