14 —¿Y cómo te atreviste a alzar la mano para matar al ungido del SEÑOR? —le reclamó David.