2 Timoteo 1:6

6 Por eso te recomiendo que avives la llama del don de Dios que recibiste cuando te impuse las manos.