3 Entonces el SEÑOR se compadeció y dijo:—Esto no va a suceder.