2 y me preguntó:—¿Qué ves, Amós?—Una canasta de fruta madura —respondí.Entonces el SEÑOR me dijo:—Ha llegado el tiempo de que Israel caiga como fruta madura; no volveré a perdonarlo.