2 pues sus juicios son verdaderos y justos:ha condenado a la famosa prostitutaque con sus adulterios corrompía la tierra;ha vindicado la sangre de los siervos de Dios derramada por ella».