16 Por tanto, como no eres ni frío ni caliente, sino tibio, estoy por vomitarte de mi boca.