5 Tu cabeza se yergue como la cumbre del Carmelo.Hilos de púrpura son tus cabellos;¡con tus rizos has cautivado al rey!