19 Porque a Dios le agradó habitar en él con toda su plenitud