9 Toda la plenitud de la divinidad habita en forma corporal en Cristo;