18 »Una vez más, el de aspecto humano me tocó y me infundió fuerzas,