17 No se te ocurra pensar: “Esta riqueza es fruto de mi poder y de la fuerza de mis manos”.