17 Más se atiende a las palabras tranquilas de los sabiosque a los gritos del jefe de los necios.