20 Pero debo aclararte que no podrás ver mi rostro, porque nadie puede verme y seguir con vida.