23 Luego, retiraré la mano y podrás verme la espalda. Pero mi rostro no lo verás.