8 Por la mañana el SEÑOR me dirigió la palabra: