15 —Señor mío, escúcheme. El campo vale cuatrocientas monedasa de plata. ¿Qué es eso entre nosotros? Vaya tranquilo y entierre a su esposa.