27 Pero Labán le contestó:—Por favor, quédate. He sabido por adivinación que, gracias a ti, el SEÑOR me ha bendecido.