28 Ni siquiera me dejaste besar a mis hijas y a mis nietos. ¡Te has comportado como un necio!