7 Luego, Lea y sus hijos hicieron lo mismo y, por último, también se inclinaron José y Raquel.