31 Pero ellos replicaron:—¿Acaso podíamos dejar que él tratara a nuestra hermana como a una prostituta?