31 Nosotros le dijimos: “Somos gente honrada. No somos espías”.