8 Fue Dios quien me envió aquí, y no ustedes. Él me ha puesto como asesora del faraón y administrador de su casa, y como gobernador de todo Egipto.