34 Dios lo resucitó para que no volviera jamás a la corrupción. Así se cumplieron estas palabras:»“Yo les daré las bendiciones santas y seguras prometidas a David”.a