32 A este Jesús, Dios lo resucitó, y de ello todos nosotros somos testigos.